Una propuesta que parte del asombro.

El motor de la motivación del niño es sin dudas, el asombro.

El paradigma CONDUCTISTA nos dice que los niños son como recipientes vacíos. Que debemos llenar esos recipientes con información… Que son seres pasivos, casi como si fueran cosas y no fueran personas. Pero la realidad es que los niños son personas, como nos recuerda Charlotte Mason, los niños desde que nacen, buscan el aprendizaje, son inquietos, les nace desde dentro el deseo de aprender. Es una necesidad vital. 

Por otro lado, el paradigma CONSTRUCTIVISTA, nos dice que el niño es protagonista del aprendizaje, casi el único protagonista. Y aquí subyace una verdad a medias. Claro que el niño es protagonista del aprendizaje, pero lo es en interacción con el educador. El constructivismo nos dice que el niño construye su propio aprendizaje. Pero nosotros sabemos que el niño no construye, el niño descubre, y lo hace mediante el asombro. 

Desde Mare Verum nuestra propuesta pedagógica para las familias que educan en casa, es salirnos un poco de estos dos paradigmas educativos en los que nos movemos comúnmente (conductismo-constructivismo) y plantearnos una educación diferente… una educación centrada en el asombro, en la contemplación y admiración. 

La contemplación predispone el alma y la mente para el aprendizaje…

Una educación triangulada entre el niño, la realidad y el adulto que acompaña. Nascantur in admiratione!! Que nazcan en el asombro!! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s